¿Qué es la Directiva PSD2?

Es innegable, Internet rodea nuestra vida y nosotros como usuarios, nos subimos a la ola. Cada vez son más las operaciones y transacciones que se pueden realizar desde nuestro smartphone. ¿Por qué no? Todo resulta mucho más fácil y sobre todo rápido. No estamos para perder el tiempo.
20191125_POST_Directiva_PSD2_1440px

Según el “Estudio anual eCommerce 2019” de IAB (Interactive Advertising Bureau) publicado en julio de este año, en España, 7 de cada 10 internautas realizan una media de tres compras online al mes, lo que supone 20,3 millones de personas. Además, un 53% de esta población prefiere hacer sus compras y transacciones a través de sus smartphones. Todo mucho más cómodo. En tu mano y con un clic.

En un entorno online en el que cada vez entran más competidores, ofertas y variedad de productos y precios, la compra online supone una nueva forma de consumo en alza, pero que a su vez precisa de garantías para asegurar la confianza del usuario. Hablamos sobre todo de la seguridad a la hora de introducir cualquiera de nuestros datos personales o bancarios en un sitio web. No nos vamos a engañar, comprar online puede dar algún quebradero de cabeza, y es que a veces es difícil identificar sitios web seguros.

¿Qué es la PSD2?

Esta necesidad de proteger al usuario es lo que impulsa constantemente a mejorar las normativas de protección de datos y procesos de pago. Es por ello, por lo que últimamente habrás oído hablar de la famosa PSD2. ¿No sabes qué es? Tranquilo, aquí te lo contamos.  

Esta normativa no es una novedad. Ya en 2007 nacía en la Unión Europea, la primera Directiva de Servicios de Pago, la PSD (Payment Services Directive), para unificar los pagos y con ello eliminar barreras y costes entre miembros comunitarios y fomentar así la seguridad, innovación y competencia. En 2015, con el objetivo de actualizar esta normativa, se aprueba la PSD2, que permite agilizar aún más las transacciones y operaciones financieras personales mejorando los estándares de seguridad.

Gran parte de las disposiciones de esta Directiva entraron en vigor en el año 2018, mientras que una de las novedades mas relevantes, la autenticación reforzada de clientes entró en vigor el 14 de septiembre de 2019.

¿Qué implica la PSD2?

Dentro de todas las novedades que incluye esta normativa, hay dos que te pueden interesar especialmente como usuario, ya que mejoran la seguridad en tus transacciones, y facilitan la relación y comunicación con comercios y terceros:

  • Acceso de terceros a la información de las cuentas de los clientes:

Con esta nueva norma las entidades financieras están obligadas a proporcionar el acceso a terceros autorizados, los TPP (Third Party Providers), siempre con el consentimiento de los clientes. En este contexto, encontramos dos tipos de terceros:

Por un lado, los Proveedores de Servicios de Iniciación de Pagos (PISP), los cuales facilitan la interacción con el usuario gracias a un “puente” entre la cuenta bancaria del cliente a la cuenta del vendedor. Este “puente” puede ser una interfaz o una pantalla nueva en la que se debe completar la información necesaria para completar la transacción (número de cuenta, importe de la transacción…).

Por otro lado, los Proveedores de Servicios de Información de Cuenta (AISP), que recogen y almacenan la información financiera de los clientes en un mismo lugar, por lo que los clientes podrán ver desde una sola plataforma el estado de sus cuentas, independientemente de la entidad a la que pertenezcan.

  • Autenticación reforzada de clientes:

Otra de las novedades de esta normativa es la seguridad en los pagos. Ahora, un sistema doble de autenticación verifica tu identidad y permite finalizar tus compras.

Hay tres formas de verificar la identidad del usuario: con algo que conoce (por ejemplo, una clave personal), algo que posee (por ejemplo, una tarjeta), o algo que es (aspectos biométricos). Cada vez que se realiza una compra, son necesarias dos de estas tres autenticaciones para hacer efectiva la transacción. De esta forma, se busca una mayor protección de los consumidores en los casos de fraude y tú, como usuario, estarás más protegido.

Orange Bank cumple con la normativa PSD2

La normativa PSD2 permite impulsar la innovación y competencia en servicios de pago y mejorar la experiencia del cliente gracias a la agilidad y seguridad con la que se pueden realizar estas operaciones.

En Orange Bank este escenario ya está contemplado en nuestra manera de entender la banca. Venimos del universo móvil, por lo que hemos integrado todos estos cambios de la normativa en nuestro banco, de tal manera que tú puedas seguir realizando tus compras con seguridad.