Cuentas mula: Cómo evitar este tipo de fraude

Este tipo de fraude, que tiene como primer objetivo el blanqueo de capitales, está a la orden del día. Son muchos los ciberdelincuentes que sacan beneficio económico aprovechándose de la vulnerabilidad de sus víctimas.
cuentas-mula-600x600

¿Qué es una cuenta mula?

Este tipo de fraude es muy común como forma para blanquear dinero que proviene de actividades ilegales. Muchas veces con este dinero se financian otro tipo de delitos relacionados con armas, terrorismo, otros fraudes financieros…

El mecanismo es el siguiente: estos delincuentes crean una cuenta bancaria aparentemente legítima, normalmente con datos robados de otros usuarios. Estas cuentas mulas servirán para recibir dinero de personas estafadas a modo de transferencia, que tiempo después se transferirán a las cuentas de los propios delincuentes. 

Y te preguntarás, ¿cómo consiguen los estafadores convencer a sus víctimas de que hagan una transferencia este tipo de cuentas? Muy sencillo, se aprovechan de webs falsas o venta de artículos inexistentes a precios muy muy atractivos. Sitios webs que venden productos de electrónica o consolas de última generación a precios muy bajos, mientras que en el mercado están agotados o duplican su valor. Los usuarios “compran” estos productos a través de una transferencia y no es hasta días después cuando se dan cuenta de que era una estafa. 

¿Es lo mismo que las mulas de dinero?

Aunque puedan parecer lo mismo, las mulas de dinero son un tipo de fraude diferente a las cuentas mula. En este tipo de prácticas, los estafadores usan a sus víctimas como intermediarios en los movimientos de dinero.

El funcionamiento es el siguiente: Los ciberdelincuentes contactan directamente con sus víctimas ofreciéndoles dinero o empleos sospechosos. Una vez “contratadas” bajo unas condiciones aparentemente legales, se les pide realizar donaciones o transferencias de dinero a otras cuentas (propiedad de los estafadores), a cambio de una comisión.

¿Cómo prevenir este tipo de estafas?

  • La desconfianza es tu mejor amiga. Antes de realizar una compra o transacción por internet, verifica que estás en un sitio seguro. 
  • Haz caso de los refranes. Y es que nadie da “gato por liebre”, así que no te fíes de webs que vendan productos que en el resto del mercado no tienen stock o que tienen un precio muy por debajo de su valor. Probablemente sea un fraude. 
  • Antes de hacer una transferencia o Bizum a través de un sitio web comprueba que es seguro y que tiene en la barra de navegación un candado y que la URL empieza con “https//”