¿Cómo pagar con el móvil?

¿Todavía te preocupas por llevar dinero en efectivo? El pago con móvil te permite olvidarte del dinero e incluso de las tarjetas. No necesitarás ni cartera, con tu móvil será más que suficiente.
pago-movil

Esta tecnología, que nos facilita el día a día, suma cada vez más adeptos y se está convirtiendo poco a poco en uno de los métodos de pago por excelencia. Según un artículo de eMarketer de Octubre de 2019 llamado “Global Proximity Mobile Payment Users” , se estima que más de 1.000 millones de personas en el mundo utilizarán el pago móvil en 2020. 

Ventajas del pago móvil

Y aunque, por desconocimiento o por una idea errónea de complejidad, este método ha tardado en imponerse, lo cierto es que el pago móvil aporta grandes ventajas a los consumidores, destacando 3 principalmente: 

  • Rapidez: La transacción se realiza automáticamente al acercar el móvil al TPV del establecimiento
  • Seguridad: En algunas aplicaciones móviles, para poder realizar el pago hay que desbloquear la pantalla del móvil, ya sea con un patrón, un código o un reconocimiento biométrico y a continuación se tendrá que introducir el código PIN de la tarjeta para importes superiores a 20 €. En otras aplicaciones, el consumidor deberá autenticarse mediante un código o por reconocimiento biómetrico para autorizar el pago, independientemente del importe. 
  • Comodidad: Solo se necesita el móvil, no hace falta ni tarjeta, ni dinero en efectivo.  

¿Qué requisitos se necesitan para pagar con el móvil?

Ahora que conocemos todas las ventajas a la hora de pagar con el móvil, es importante saber qué se necesita para poder llevar a cabo este tipo de transacciones. 

La operación es muy similar a la que realizamos con una tarjeta con contactless, al igual que acercamos nuestra tarjeta al datáfono del establecimiento, haremos lo mismo con nuestro teléfono móvil. Solamente necesitaremos unos requisitos mínimos, cada vez más comunes, para poder llevar a cabo la transacción:

  • El establecimiento en el que se realiza el pago necesitará un TPV (Terminal de Punto de Venta) con tecnología contactless.
  • El consumidor deberá contar con un smartphone que disponga de conectividad NFC (Near Field Communication), tecnología que permite realizar un intercambio de información por proximidad. 
  • Y por último, solo necesitaremos tener instalada alguna de las aplicaciones necesarias para este tipo de pago, como, por ejemplo: Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay. 

Pagar con el móvil sencillo y seguro

Como se puede comprobar es un procedimiento muy sencillo, el móvil y el datáfono no tienen ni que tocarse, es suficiente con acercarlos a menos de 4 centímetros para que la comunicación se lleve a cabo y se complete la transacción. 

Además, se trata de un procedimiento seguro, ya que precisa de datos y fases de autenticación para que, en caso de robo, por ejemplo, nadie pueda realizar ningún pago con el móvil.