3G, 4G y 5G ¿Cómo se usa? y ¿Para qué sirve?

La transformación de la red móvil en los últimos años parece increíble. Hasta hace poco, antes de la llegada de la conectividad 3G, no podíamos pensar en navegar por la web desde nuestros dispositivos móviles.
360x360

La tercera generación de smartphones, conocidos por sus conexiones, revolucionó el mercado de la tecnología móvil, ya que nos proporcionó hardware y software para que pudiéramos aprovechar las comunicaciones de voz y datos que nos brinda Internet. En este sentido, cabe señalar que cada vez se han realizado más mejoras en estos dispositivos, así como en el ámbito de las comunicaciones móviles y sus estándares, lo que ha supuesto un aumento de la cobertura y velocidad de transmisión.

¿De dónde venimos?

Antes de las ya conocidas 3G, 4G y 5G, convivimos con dos generaciones de redes móviles no tan conocidas, en primer lugar, llegó el 1G, esta red fue creada en Japón a finales de los años 70, y solo permitía el uso de la voz y  una línea por frecuencia; era muy limitada pero fue la primera. 

Posteriormente llegó la red 2G, esta nació con la funcionalidad del SMS, lo cual revolucionó la manera de comunicarnos, ya que la gente en vez de llamar podía mandar cortos mensajes de textos.  

Con la llegada de los 2000, se hizo un upgrade a la tecnología 2G, que se definió como 2.5G, esta red permitía conectarse de manera más o menos sencilla a Internet y la posibilidad de enviar contenido multimedia y video conferencias pero a una velocidad muy limitada. 

3G, 4G y 5G

La tercera generación de Internet móvil apareció a principios de la década de los 2000 en Corea y Japón, mientras que en España se lanzó en 2005. 

Esta generación es una evolución del 2.5G y nos abrió la puerta a las ventajas de las que disponemos hoy. Nos daba la posibilidad acceder a Internet de alta velocidad. De la mano del 3G, años después llegaron los smartphones, que sacaron el máximo partido a esta tecnología.  Todavía en algunas zonas poco comunicadas podemos llegar a captar estas señales.  

En el 2008 llegó una evolución de las redes 3G y al igual que ocurrió con las redes 2G, esta evolución llamada 3G LTE otorgaba más velocidad de navegación a los dispositivos. 

 

El 4G es una pequeña evolución de la tecnología LTE, la cual otorgaba aún más velocidad de red. Esta red fue la chispa que hizo implosionar el mundo de las comunicaciones, ya que gracias a ella tenemos la posibilidad de realizar streaming de video de alta calidad HD y 4k, posibilidad de pagos online y el IOT también llamado Internet de las cosas. 

 

Por último, vamos a hablar del 5G. Esta es la tecnología de conectividad móvil más moderna que está instaurada en nuestra sociedad. Su velocidad es unas 100 veces más rápida que el 4G y nos permite tener muchos más dispositivos conectados a la vez, lo cual es un gran avance para la domótica de las casas y el IOT. 

¿Qué llegará en el futuro?

Se espera que en unos años llegue la tecnología 6G. A medida que 4G suceda a 3G y 5G a 4G, 6G reemplazará a 5G con mayor rendimiento y menor latencia. Antes, eso sí, pasaremos por un estado intermedio llamado 5G+ o 5G Mejorado, que estará disponible en el mercado en 2024. 

Al igual que 5G, uno de los objetivos de 6G es reducir la latencia de conexión y aumentar drásticamente las velocidades de transmisión. El estándar 6G aún no está definido, pero se estima que se comercializará en 2030 y los primeros casos de uso real en esta red podrían darse entre 2026 y 2028